Make your own free website on Tripod.com
tebeo.com leer y publicar libros digitales
Magazine On-line de TEBEO.COM
¿Buscabas la Lámpara mágica de Aladino?


...Click-Clack!!
El caso del tunnel mágico    El plano olvidado del laberinto      La prueba de la caja fuerte    El sonido del mar y los defines   
En Music ROOM...
En Music ROOM... Disco SOUND, Link FANS, oficial WEB, mensajes...
music ROON
En Chat's ROOM
En chat's ROOM tienes mas de 600 canales donde escoger, y ademas un chat de voz. Pruebalo.
Chat de voz
Art GARLERY
Mi propía galeria virual con con varias salas. Bocetos, cuadros y dibujos, al lápiz de carbón, al óleo y a simplemente con un bolígrafo. Los hay de toreros, de bous al carrer, retratos, etc...incluso caricaturas de mi equipo de fútbol, y de teveo, "miss cucarachita"
Visitar la galeria
El mar...
Hoy el mar estaba un poco revuelto aunque apetitoso para el baño pero con mucho cuidado!!. Calor y nublado...¿lloverá hoy?
Tebeo pescador
En Escribiendo...
En Escribiendo... tienes un buscador de premios y concursos literarios, revistas, salas de lectura, bibliotecas virtuales, etc. Literatura en español, frances, portugues, etc... guiones de las peliculas mas famosas, concursos literarios, talleres de escritura gratuitos, etc... visitala.
Tebeo, futuro escritor
Teatro
Estoy escribiendo una obra de teatro basado en una novela de Martín Labery titulada: Aida, en busca de la luz. Me gustaría encontrar alguien que esté interesado en colaborar u opinar. Escribir a:
e-mail teatro
Mp3
¿Buscas alguna canción en particular y no la encuentras?, pues...aquí tienes reunidos los 30 mejores buscadores de mp3 en una sola página
30 Mp3 Buscadores
Poemas y poesía...
Tras la puerta de poemas, junto al tunnel, puedes leer los poemas Blue-ONLINE, el Camaleon, indecisa indecision o Barrotes de piel entre otros...
Tebeo poeta
Mi primera vez...
"Centella. Continuación I"
-Si -contestó Diarte.
-vale, entonces...elijo a Centella
-jajajajaja -oí reír a Diarte por el auricular-, vale, entonces hasta mañana...nos vemos a las ocho.
-Chao Diarte, hasta mañana. -dije y colgué el auricular con la incertidubre por saber a que venía esa última risita de Diarte.

Diarte, mi amigo o, mejor dicho, mi ex-amigo, es un tipo alto y musculoso, con la cabeza rapada al cero debido a un problema de alopécia familiar que había heredado de su padre, y éste, del suyo, y éste a su vez de..., era algo predecible. Simpatiquísimo, amable, muy extrovertido, y al que conozco tan apenas hacía cuatro semanas al coindicir que había construido una especie de mini-establo-hipódromo-tentadero justo a la vora del camino por el que suelo -solía- pasar con mi bicicleta cuatro veces al día y en el que solía detener para observar -y pura curiosidad- el avance de la construcción.
Estaba en lo que era un antiguo campo de naranjas y al que le había arrancado las 3/4 partes de los árboles dejando unos pocos para el consumo personal y de adorno, decorativos.
Al fondo y a la derecha era donde había construido las caballerizas y donde estaban alojados sus dos únicos caballos; "Centella" y "Volcán", y a los que yo, y hasta esa fecha, tan sólo conocía de ellos a sus respectivas cabezas, que solían asomar por aquella puerta de dos hojas horizontales tan extraña, que podía abrirse por la mitad; la parte alta y la parte baja, y que también cumplía la función de una ventana.
Todo el recinto del mini-establo-hipódromo-tentadero estaba vallado por una nueva y brillante tela metálica, salvo la puerta de entrada, claro, que era de madera y de dos hojas, con una rueda de un carromato antiguo de adorno en el mismo centro que, al abrise la puerta la partía por la mitad, dando acceso a un estrecho sendero de tierra amarillenta adornado a ambos lados con una larga fila de rosales. Al llegar al centro, el sendero daba a una pequeña plazuela con una pequeña fuente en el centro, y desde allí se ramificaba en otros estrechos senderos a cada parte de las instalaciones.

Toda esa noche la pasé imaginando lo que me esperaba vivir, por primera vez, al día siguiente, y aún sin dormir, lo soñaba tan real que incluso me debía de esforzar por dejar de oler aquellas preciosas rosas del sendero, de oír los relinches de los caballos... e incluso imaginándome a mí mismo vestido completamente de negro, con los guantes y el pañuelo con el que ocultaba parte de mi rostro, la capa y, por supuesto, y de negro también, un bonito sombrero cordobés.
Me imaginaba subido en lo alto del tejado de las caballerizas, con un látigo enrroscado en mi mano derecha y llamando a Centella con un silbido, acudiendo este, ráudo y veloz, brillando su piel y sus perfectos y sincronizados músculos bajo el sol, relinchando y balanceando su larga melena negra al compás de su trote...
Y me veía saltando desde ese tejado; encajando como un guante sobre la silla de montar de Centella, recibiendo mi peso sobre sus lomos como señal para ergirse y alzarse sobre sus patas traseras, emitiendo a la vez un nuevo, espendoroso y sonoro relinche que, como el corneta que anuncia el típico...¡¡Al ataqueeeeeerrr!!, Centella, dejando una enorme y espesa nube de polvo amarillento a nuestra espalda, empezara a galopar y a tomar el suficiente impulso para saltar por encima de aquella brillante y nueva valla metálica con carantías, y volver a atemorizar a las autoridades y gentes adineradas con un nuevo caso "EXPEDIENTE X", con..
¡¡EL REGRESO DEL ZORRO!!...


Pero todo fue muy distinto. Muy distinto... ¡¡maldita sea!!

Servicios de Tebeo.com
Las secciones mas visitadas
Compra y vende
Club de usuarios
 
 


tebeo.com
webmaster@tebeo.com